¿Cómo es que una flor llega a ser medicina?

Por Edwin Rodríguez / edwin@lavozdelcannabis.com

¿Cómo es que una flor llega a ser medicina? ¿Por qué una rosa no tiene valor medicinal, pero la flor del cannabis sí?

“La flor (de cannabis) contiene todos los componentes medicinales, tales como los cannabinoides, flavonoides y terpenos. Es la forma más pura para poder llegar al sistema nervioso central, cuando la usamos inhalada en términos de vaporización… Es bien importante tener eso en consideración, porque el efecto de ‘entourage’ (efecto sinérgico) inicial terapéutico comienza con la flor en un 115%, comparado con otras presentaciones de la terapia de cannabis; entiéndase extractos, tinturas, etc. Consumir la flor directamente es el efecto más puro y más terapéutico”, explicó el doctor en medicina Michael Soler.

En otras palabras, la moña o flor de cannabis contiene una compleja paleta de compuestos químicos, entre los que se encuentran el THC, CBD, CBN, CBG, entre otros que se sospecha suman sobre 1,000 compuestos medicinales, según información clínica recopilada en el famoso libro “The Emperor Wears No Clothes”, del autor Jack Herer.

Asimismo, el mencionado efecto sinérgico o “entourage effect” describe la manera en que estos cientos de cannabinoides “actúan en equipo”, regulando los efectos negativos de algunos compuestos y potenciando o maximizando el efecto terapéutico de otros. Los cannabinoides pueden entenderse como una orquesta, en la que cada músico hace su parte, pero a la vez es parte de un sonido “más grande”.

Pero… ¿Dónde y cómo actúan estos cannabinoides en el cuerpo humano?

El efecto medicinal del cannabis se da principalmente a través del sistema endocannabinoide.

“Todos nacemos con el sistema endocannabinoide. Su formación comienza en la segunda semana del embrión. Este sistema rige toda la homeostasis del cuerpo, todo el funcionamiento del cuerpo, conjuntamente con el sistema nervioso central”, explicó el doctor Soler.

Asimismo, el galeno definió la “homeostasis” como el “bienestar total del cuerpo, con el debido funcionamiento de nuestros órganos vitales”. Así que el sistema endocannabinoide regula las funciones del cuerpo y los cannabinoides que el paciente consume actúan sobre este sistema, reforzando su acción reguladora y afectando positivamente todo el funcionamiento fisiológico del cuerpo humano.

De otro lado, Soler recalcó que nuestro sistema endocannabinoide tiene “receptores que son prácticamente gemelos con el cannabinoide que recibimos de la planta. Lo que hace que logremos un acoplamiento 100% en nuestro sistema y esa estabilización nos provoca una sensación de bienestar, fortalece nuestro sistema inmunológico y también es un potente antiinflamatorio”.

En contraste, el acoplamiento de los medicamentos farmacológicos es de 25% de efectividad. Así las cosas, se puede entender la relación del cannabis con el cuerpo humano como una dinámica de “llave y cerradura”, en la que nuestro cuerpo tiene “cerraduras” (receptores) que reciben perfectamente las “llaves” (cannabinoides) de la planta. Y en ese acoplamiento nuestro sistema llega a la homeostasis o bienestar general.

Es mediante esta dinámica que la flor del cannabis se convierte en medicina para los seres humanos.

Contáctanos

Envíenos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

Sending

©2017   logo2 small  Cultivando Aceptación

You must be 18 years old to visit this site.

Please verify your age

Log in with your credentials

or    

Forgot your details?

Create Account